Estética Dental - Blanqueamiento

La importancia que tiene en nuestra sociedad la imagen personal, ha llevado a que cada vez sea más solicitado un blanqueamiento de los dientes, con objeto de lucir la mejor sonrisa posible.

Con el términio "blanqueamiento" nunca nos referimos a aplicar de algún modo color "blanco" al diente, sino de aclarar su color, sin afectar a su color natural.

El color natural del diente viene determinado por el color del núcleo (dentina) y por el grado de transparencia y capacidad de reflejar la luz del esmalte.

El color de los dientes no es igual para todas las personas. Mucha gente nace con los dientes más amarillos que otras, y otro gran grupo de personas sufre problemas de coloración dental debido a varios factores.

El color de la superficie externa del diente, en el esmalte, puede verse alterado:

  • por ingesta continuada de alimentos altamente pigmentados: café, té, vino tinto, cerezas...
  • por consumo de tabaco
  • por acumulación de sarro (placa endurecida)
  • flúor en exceso en algunas aguas de consumo

En general suelen responder bastante bien al tratamiento.

También las piezas dentales pueden sufrir coloraciones anormales orginadas por alteraciones internas, y que suelen ser más difíciles de resolver mediante los procedimientos habituales de blanqueamiento, por lo que muchas veces es necesario recurrir a otros procedimientos (carillas):

  • Tratamientos con tetraciclinas en etapas infantiles
  • Coloraciones anormales debidas al envejecimiento
  • Traumatismos que causen pérdida o daño del nervio
  • Ingesta de flúor excesiva cuando el diente se está formando

Mediante las distintas técnicas de blanqueamiento, (que solamente un profesional debe utilizar, escogiendo la más apropiada para cada caso tras un estudio y diagnóstico adecuado), se eliminan del esmalte los pigmentos o sustancias que hayan podido acumularse con objeto de que recupere su color natural.

Para realizar el blanqueamiento se utilizan productos químicos (como el peróxido de hidrógeno o el peróxido de carbamida) a distintas concentraciones. Debido a que el tratamiento puede provocar hipersensibilidad dental y a la fuerza de algunos productos utlizados, para evitar alteraciones en la superficie del esmalte, deben ser aplicados en la clínica y por un profesional, aunque puede completarse con el tratamiento de forma ambulatoria en el domicilio del paciente siguiendo estrictamente nuestras instrucciones y utilizando los productos facilitados.

Dependiendo de la gravedad de la afectación, la técnica puede consistir en:

  • Eliminación de impurezas de la superficie de los dientes mediante un suave pulido
  • Confección de un molde de la boca del paciente, que se adaptará a los dientes conteniendo el gel blanqueador
  • Aplicación de productos blanqueantes
  • Entrega del molde y de productos blanqueantes para ser aplicados por el paciente en su domicilio, siguiendo las instrucciones facilitadas
  • Al final, puede realizarse nuevo pulido y refuerzo del esmalte con flúor

No se conoce ningún efecto secundario, ni para sus dientes ni para su salud en general, por el uso de estas técnicas de blanqueamiento.

La eficacia del tratamiento depende del grado de tinción de los dientes y del tiempo en que lleven en esa situación, así como de la causa que la provocó. Como ya hemos comentado, puede darse el caso de que no le recomendemos el blanqueamiento dental por estar seguros de que no va conseguirse ningún resultado, y buscaremos otra alternativa para mejorar su sonrisa.

La duración del resultado conseguido también está influenciada por los hábitos del paciente. Se recomienda realizar tratamientos de recuerdo todos los años, siguiendo las instrucciones de su dentista.

 


Recuerde que es importante que visite con regularidad a su dentista. En nuestras clínicas contamos con un equipo de profesionales cualificados que le ayudarán a tratar los problemas de salud y estética de su boca. Solicite una consulta sin compromiso.

 

 

Equipo Profesional - Nuestras Clínicas - Contacto

 

Design: Alex Lloyd