Caries

La caries constituye actualmente la enfermedad crónica más frecuente en el ser humano. Es una enfermedad caracterizada por reacciones químicas y microbiológicas que llevan a la destrucción total del diente, avanzando desde la superficie hasta su interior.
La caries va evolucionando progresivamente hasta llegar a un estado en que la única solución es la extracción de la pieza.


¿Cómo se origina una caries?

La caries es una enfermedad en cuyo origen intervienen múltiples factores que actúan simultáneamente:

  • Bacterias (microorganismos), que son capaces de transformar los hidratos de carbono (azúcares) de los alimentos, en ácidos, lo que produce una desmineralización progresiva del diente que va destruyendo los tejidos duros del mismo.
  • Placa dentaria: Es un conjunto de productos químicos pegajosos, procedentes de la saliva y de residuos alimentarios. Permite que las bacterias se adhieran íntimamente a la superficie del diente, pudiendo producir así su acción destructora.

El conjunto de ambos factores, placa dentaria o matriz y bacterias, recibe el nombre de placa bacteriana.

Evolución de una caries

El diente está constituido por tres tejidos duros: "esmalte, dentina y cemento radicular" y por uno blando "la Pulpa o nervio". Los dientes se alojan en el hueso de os maxilares; entre éste y el diente existe un tejido blando, denominado ligamento periodontal.

La caries evoluciona en distintas fases:

  • En primer lugar afecta a los tejidos duros, es decir, al esmalte o al cemento (este último en las caries de raíz.)
  • A partir de ahí, avanza llegando hasta la dentina, y posteriormente hasta la pulpa o nervio.
  • Si sigue progresando, avanzará por el canal de la raíz, hasta afectar al ligamento periodontal, al hueso que sujeta al diente y a los tejidos blandos de alrededor.

Síntomas de una caries

La caries es un proceso indoloro hasta que llega a estados avanzados, con afectación de la pulpa o nervio. De ahí, la importancia de no esperar a que se produzca dolor para acudir al dentista.

Inicialmente se detecta como manchas o puntos oscuros, o como zonas de color blanco-tiza. Otras veces se produce cierta sensibilidad con alimentos o bebidas frías o calientes, o también con algunos dulces.

En ocasiones, si la caries evoluciona muy lentamente, puede llegar a estados muy avanzados, con gran afectación pulpar, sin que haya existido nunca dolor.

Tratamiento de la caries

El tratamiento de la caries depende de la fase de evolución en la que se encuentre:

  • Las caries superficiales o incipientes, que no han afectado al nervio, se tratan por medio de obturaciones (empastes), bien de tipo estético con composites o resinas, o de amalgama de plata, según los casos.
  • Las caries profundas con afectación del nervio se tratan con endodoncias, en las que se saca el nervio del diente, limpiando bien todo el tejido afectado en su interior.
  • Sólo en los casos en los que no es posible realizar una endodoncia se practica la extracción dentaria.

Obtenga más información sobre la prevención de la caries.

 

 

 


Recuerde que es importante que visite con regularidad a su dentista. En nuestras clínicas contamos con un equipo de profesionales cualificados que le ayudarán a tratar los problemas de salud y estética de su boca. Solicite una consulta sin compromiso.

 

Equipo Profesional - Nuestras Clínicas - Contacto

 

Design: Alex Lloyd

 

 
Más Información sobre
Odontología Conservadora