Prevención

Cepillado dental

El cepillado de los dientes es el método más eficaz, sencillo y cómodo para eliminar la placa bacteriana y por tanto prevenir las enfermedades más frecuentes causadas por ella: caries y enfermedad periodontal.

Para lograr que el cepillado cumpla su cometido, debe convertirse en una rutina cotidiana. Puesto que la placa bacteriana se forma de manera continua, la regularidad del cepillado es determinante.

Cepillos dentales

Son instrumentos que por acción mecánica actúan sobre las piezas dentales, arrastrando la placa adherida en sus caras y además eliminando los restos de alimentos que pudiera haber.

Para que un cepillo dental pueda realizar eficazmente su misión de eliminar la placa bacteriana, debe cumplir unas características básicas:

  • la cabeza debe ser pequeña para permitir el acceso a cualquier zona de la boca
  • los extremos deben ser redondeados para que no traumatice los tejidos blandos
  • las cerdas deben estar distribuidas en do o tres hileras de penachos longitudinales que deben quedar lo suficientemente separadas para que puedan arquearse y alcanar así todas las zonas de difícil acceso
  • se debe emplear siempre cepillo blando o de dureza media

El mango puede tener diferentes diseños: rectos, con curvatura, acodados...

Hoy día también existen muchos tipos de cepillos para situaciones específicas:

  • diseñados para utilizar con aparatos de ortodoncia, en los cuales la hilera central de cerdas es más corta
  • cepillos eléctricos
  • con difrentes alturas de los filamentos
  • El cepillo será renovado al menos cada tres meses, ya que para entonces las cerdas estarán muy estropeadas, con lo cual no realizará una limpieza eficaz de la placa bacteriana y además podrá producir daños en los dientes y encías.

Dentífricos

Cualquier pasta dentífrica fluorada es eficaz para colocarla en el cepillo de dientes y disminuir radicalmente la aparición de caries. Hay pastas dentífricas más específicas para mejorar la sensibilidad de los dientes, y algunas más abrasivas para eliminar tinciones, pero no existe ninguna específica para tratar la enfermedad periodontal.

Algunas cremas incluyen componentes con efecto antiséptico que impide el crecimiento de las bacterias.

El componentes más importante que debe incorporar cualquier pasta dental es el fluor.

Técnicas de cepillado

El objetivo de un buen cepillado es la eliminación de la placa baceteriana sin dañar los dientes ni los tejidos blandos de la boca.

Lo mejor es cepillarse los dientes al menos dos veces al día: por la mañana y antes de acostarse. Por supuesto, se pueden cepillar los dientes siempre que se sienta la necesidad de hacerlo, tras cualquier comida para eliminar sus restos, etc...

Tan importante como mantener la rutina de cepillado al menos dos veces al día, es cepillarse adecuadamente. Si el cepillado no se hace de manera correcta no cumple su finalidad y, además, puede resultar perjudicial, dañar los dientes e irritar las encías.

Aunque como ya hemos dicho la placa bacteriana se forma de manera continua, su acción más perjudicial se lleva a cabo después de comer, cuando la producción de ácidos es más elevada porque las bacterias disponen de más sustancias nutritivas a través de los restos de los alimentos ingeridos. Por ello es conveniente cepillarse los dientes lo antes posible después de cada comida, evitando así que las bacterias comiencen a producir sus secreciones ácidas.

Como norma general, con el cepillo no se debe hacer excesiva fuerza sobre el diente. Se deben utilizar movimientos verticales, siempre desde la encía al borde del diente (en el maxilar superior, de arriba a abajo, y en el inferior, al revés).

En toda técnica de cepillado se debe seguir un orden para no olvidar la limpieza de ninguna zona.

Se puede comenzar limpiando la cara externa o vestibular de los dientes (la que está en contacto con las mejillas y labios). Aunque es la más accesible al cepillo, es la que más puede resentirse si se utiliza una técnica incorrecta. Han de cepillarse todas y cada una de las piezas dentales, desde la encía, tanto para los dientes superiores como inferiores. Para limpiar la superficie externa de los dientes, coloque el cepillo en un ángulo de 45 grados, apoyándolo en la unión de encía y diente, de forma que las cerdas penetren suavemente en el espacio entre encía y diente. Mueva con suavidad el cepillo varias veces mediante pequeños movimientos circulares y/o laterales. Aplique ligera presión para que los filamentos penetren entre diente y diente, pero no use presión excesiva y que le haga sentir molestias.

Una vez limpia esta cara, se puede continuar limpiando la cara interna o lingual (la que mira hacia la lengua), en la arcada inferior, y la cara palatina (la que mira hacia el paladar), en la arcada superior. Su limpieza es más dificultosa, por lo que a veces se descuida. La superficie interna de los dientes posteriores debe limpiarse siguiendo las indicaciones vistas anteriormente para la superficie externa de los dientes. Para limpiar las superficies internas de los dientes anteriores, tanto superiores como inferiores, coloque el cepillo en posición vertical. Realice movimientos adelante y atrás sobre cada diente y la encía que lo rodea.

Por último, se limpiarán las caras oclusales del diente (las que sirven para masticar). Es fundamental sobre todo en molares y premolares, ya que la superficie masticatoria de estas piezas dentales presenta muchos surcos y pequeñas fisuras, en las que es más fácil que se acumule placa dental y origine caries. Para efectuar la limpieza de estas sufperficies hay que apoyar el cepilo y efectuar pequeños movimientos circulares y laterales, de manera que la punta de las cerdas penetre en los surcos y fisuras. No hay que descuidar ninguna pieza.

Debido a que el cepillo puede limpiar uno o dos dientes a la vez, cambie de posición el cepillo tantas veces como se precise para alcanzar y limpiar todas las superficies dentarias (mírese en el espejo para asegurarse que lo hace correctamente).

Se deben cepillar también la lengua y los carrillos.

Después de cepillarse, enjuáguese para eliminar los restos de placa desprendida.

Si tiene molestias al cepillarse o tiene dudas sobre si lo ha correctamente, su dentista podrá aconsejarle.

Colutorios

Son muy útiles para complementar el cepillado e instrumentos interdentales. Algunos llevan un componente fluorado que ayuda a prevenir la aparición de caries.

También los hay con agentes antibacterianos.

Su dentista puede recomendárselos, además de su uso diario como complemento para conseguir una higiene bucal adecuada, en casos de cirugía oral, tratamientos odontológicos, infecciones, higiene oral incorrecta, halitosis...

Dientes sensibles

Después del tratamiento periodontal, hay frecuentemente sensibilidad al calor o frío. Normalmente es temporal, durando como mucho algunos meses, pero sólo si la boca se mantiene meticulosamente limpia. Si no, la sensibilidad permanecerá o incluso podría aumentar.

Si sus dientes son especialmente sensibles, en Bocas y Sonrisas, Unidad de Estética Dental podemos reocomendarle una pasta dentífrica o colutorrio específico para dientes sensibles.

 

Existen otros instrumentos que pueden ayudarle a eliminar la placa bacteriana y prevenir enfermedades de la boca.


Recuerde que es importante que visite con regularidad a su dentista. En nuestras clínicas contamos con un equipo de profesionales cualificados que le ayudarán a tratar los problemas de salud y estética de su boca. Solicite una consulta sin compromiso.

 

Equipo Profesional - Nuestras Clínicas - Contacto

 

Design: Alex Lloyd